Donar Sangre

El sistema público de salud de la provincia de Tierra del Fuego AIAS cuento con dos bancos de sangre:
Banco de Sangre Hospital Regional Ushuaia
Mail: [email protected]
Facebook: Banco de Sangre HRU
Teléfono: (02901) 441039, de lunes a viernes de 8.00hs a 14.00hs
WhatsApp: 2901-469669 de lunes a viernes de 8.00hs a 14.00hs
Banco de Sangre Hospital Regional Río Grande
Facebook: @hemoterapiahrrg
Teléfono: 02964 42-2342
WhatsApp: 2964-407128
Los bancos de sangre se abastecen gracias a la "Donación voluntaria, altruista y repetida". La sangre no se puede fabricar y solo se obtiene mediante la donación.
  • Cuando donas, tres personas se benefician de tu donación.
  • Tu donación es necesaria a lo largo de todo el año.
  • Las estadísticas marcan que 9 de cada 10 personas necesitarán sangre para sí o para su entorno cercano alguna vez en su vida.


¿Qué es ser donante voluntario y habitual?
Los donantes habituales y voluntarios representan por sí mismos un seguro de calidad: se acercan a donar sangre sin ninguna coacción y buscan ayudar al otro, a quien no conocen pero saben que existe y necesita de ellos. Estos donantes se contraponen a los donantes de reposición quienes, exigidos por el entorno familiar y social, pueden verse obligados a omitir, durante la entrevista, algunas cuestiones relacionadas con su salud o con situaciones de riesgo a las cuales pudieron estar expuestos y por lo que no deberían donar sangre en ese momento.

Requisitos básicos para Donar Sangre:
Tener entre 18 y 65 años de edad.
Tener un peso mayor a 50 kg.
No tener tatuajes o piercings realizados en los últimos 12 meses.
No tener cirugías realizadas en los últimos 6 meses.
Sentirse bien al momento de la donación.


Otros puntos importantes a considerar al momento de la Donación:
Si se está tomando alguna medicación o transitando algún tipo de tratamiento o estudios médicos, informarlo.
No asistir si en los últimos 15 días se tuvo: fiebre, tos, dificultad para respirar, dolor de garganta y/o contacto con casos sospechosos o confirmados de Covid–19.
Llevar DNI.
No estar en ayunas.
Uso obligatorio de tapabocas.

Prejuicios y creencias en torno a la donación de sangre
  • “Donar sangre debilita”
  • “Me puedo quedar sin sangre”
  • “Donar sangre engorda / hace caer el pelo”
  • “Si dono sangre me puedo contagiar alguna enfermedad”
  • “La sangre se vende”
  ¿Qué se hace con la sangre que he donado?
La sangre se procesa en las 6 horas siguientes a la extracción, de la siguiente manera:
• Fraccionamiento:
Consiste en la separación de la sangre en sus tres componentes fundamentales; concentrado de hematíes, plasma y plaquetas.
• Concentrados de hematíes:
Transportan el oxígeno. Se utilizan para tratar la anemia aguda secundaria a pérdida de sangre tras cirugía o traumatismos y la anemia crónica. Se almacena a 4ºC y su duración es de entre 35 días hasta 42 días.
• Plasma: Es la parte liquida de la sangre y contiene los factores de la coagulación. Se utiliza para corregir problemas de sangrado debido a defectos de la coagulación. También se utiliza por la industria farmacéutica para la elaboración de vacunas y algunos medicamentos. Se almacena hasta 1 año congelado.
• Plaquetas:
Son corpúsculos celulares pequeñas que inician el proceso de coagulación. Se utilizan sobre todo en pacientes con cáncer y trasplantes de órganos. Se almacena a 22 grados durante 5 días.
• Análisis:
A la vez que la sangre se fracciona, se realizan análisis para identificar el grupo sanguíneo, Rh, y detección de enfermedades infecciosas transmisibles por sangre como lo son:
  • Sífilis
  • Brucelosis
  • Enfermedad de Chagas
  • Hepatitis B, HCV
  • HIV1 y 2
  • HTLV I/II
ESTOS ANALISIS NO DETECTAN INFECCIONES CONTRAIDAS RECIENTEMENTE, POR ENCONTRARSE LA PERSONA EN EL LLAMADO PERIODO VENTANA. POR LO TANTO EVITE DONAR SANGRE SI PIENSA QUE PUEDE ESTAR INFECTADO.

¿Qué es un periodo ventana?
Es el intervalo de tiempo transcurrido entre una infección producida por un agente patógeno cualquiera y la capacidad de detección por los métodos de diagnóstico actuales. Esto quiere decir que durante un período de tiempo, variable según los casos, una sangre “INFECTADA” con alguna enfermedad transmisible por transfusión, podría no ser detectada antes de ser usada en algún receptor. De ahí que se establecen períodos de exclusión preventivos.