Hábitos saludables

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos 40 años, la cantidad de personas con obesidad en el mundo se triplicó. En Argentina, la última Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNYS, 2019) informó que el exceso de peso -o sea sobrepeso y obesidad sumados- está presente en el 67,9% de la población adulta, en el 41,1% de la población de 5 a 17 años y en el 13,6% de la población menor de 5 años. En Tierra del Fuego, uno de cada dos niños en edad escolar tiene sobrepeso u obesidad, según los datos aportados por el Programa Provincial de Salud Escolar del año 2018. Padecer sobrepeso u obesidad, aumenta el riesgo de poseer otras enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, hipertensión arterial, enfermedades isquémicas, respiratorias, algunos tipos de cáncer, entre otras patologías. La obesidad es un problema de salud multifactorial y es la principal causa de mortalidad y morbilidad en el mundo. La OMS estima que mueren alrededor de 4 millones de personas adultas al año en el mundo como consecuencia de esta enfermedad. Principales causas del sobrepeso y obesidad:
  • Un estilo de vida poco saludable
  • Elevada ingesta energética
  • Consumo de productos ultraprocesados de bajo valor nutricional
  • Sedentarismo
  • Entornos obesogénicos
Una alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana. Dentro de las posibilidades de cada hogar, se recomienda:
  • Realizar las 4 comidas al día: desayuno, almuerzo, merienda y cena.
  • Consumir alimentos frescos como frutas, verduras y pescado.
  • Consumir leche, yogur y queso preferentemente descremados.
  • Evitar el consumo de alimentos ultraprocesados con mucha azúcar, grasa y/o sal como las golosinas, productos de copetín, fiambres, embutidos y bebidas azucaradas.
  • Preferir alimentos preparados en casa sin agregado de sal al cocinar.
  • Reemplazar la sal por condimentos como orégano, pimienta, ajo, perejil, romero, tomillo.
  • Realizar actividad física a diario, como andar en bicicleta, correr, caminar; y en lo posible agregar dos sesiones semanales de ejercicios de fortalecimiento muscular.
La actividad física a cualquier edad:
  • Te da movilidad, fuerza y vitalidad. Te ayuda a dormir mejor y mejora tu humor.
  • Te ayuda a combatir el estrés, la depresión y la ansiedad
DECLARÁ TUS AMBIENTES LIBRES DE HUMO DE TABACO “NO FUMES... TE RESTA MUCHOS AÑOS DE VIDA” Los ambientes libres de humo de tabaco:
  • Protegen la salud de todos: embarazadas, niños, adultos y ancianos.
  • Ayudan a los fumadores a fumar menos y a dejar de fumar.